¿Cómo está influyendo la crisis de la Covid-19 en la industria forestal?

Administrador/ junio 7, 2020/ Sin categoría

  • El sector calcula que perderá alrededor de un 25% de la facturación esperada para 2020. La práctica totalidad de las empresas reconoce que la pandemia le está afectando negativamente, pero aun así, un tercio decidió mantener o aumentar las inversiones previstas para 2020

El sector forestal gallego está sufriendo un impacto negativo de la crisis del coronavirus, pero mantiene sus buenas perspectivas de futuro en el medio plazo, con un papel protagonista en la era de la economía circular. Esa es una de las conclusiones que se extrae de la encuesta realizada en el mes de mayo entre 117 empresas del sector por la Escuela de Ingeniería Forestal de Pontevedra (Uvigo).

El trabajo, encargado por la Axencia da Industria Forestal (Xera) y coordinado por Juan Picos (Uvigo), se realizó entre empresas de toda la cadena forestal, pero mayoritariamente las respuestas procedieron de rematantes (fragueiros) y empresas de servicios forestales, de la industria del serrado y del sector del mueble.

La encuesta fue realizada en la primera quincena de mayo, cuando ya las empresas podían valorar el impacto de los dos primeros meses del estado de alarma. Una primera conclusión es que el 95% de las empresas reconoce que la Covid-19 les afectó de manera negativa.

En la mayoría de los casos, la actividad se mantuvo muy ralentizada (48%) o de manera parcial (31%). Es cierto también que sólo hubo un 4% de empresas que pararon por completo, en tanto un 15% mantuvieron la actividad normal y en dos casos puntuales se produjo incluso un aumento de la demanda, en el sector de la pasta de papel y en el de la biomasa.

Facturación e inversiones

La reducción de actividad que experimentó la mayoría de empresas ya se dejó notar en la facturación de los meses de marzo y abril. Para el global del año, las expectativas apuntan a una bajada de facturación media de un 26%.

Una de las consecuencias de la menor facturación es la decisión de dos tercios de las empresas de reducir las inversiones previstas para 2020. Con todo, hay un 26% que las mantendrá y un 7% que incluso decidió aumentar las inversiones.

El coordinador de la encuesta, Juan Picos, destaca el carácter “proactivo” que demuestra la industria forestal en el actual contexto de crisis, pues se mantienen una parte significativa de las inversiones previstas y se valoran nuevas oportunidades y estrategias. Así, alrededor de dos tercios de las empresas reconocen que tendrán que hacer cambios en cuanto a estrategia y canales de comercializacion, un porcentaje que es más acusado en las empresas que declaran un mayor impacto de la crisis.

Amenazas

En el actual contexto, la principal amenaza que percibe el sector es la incertidumbre, seguida de la caída de la demanda y de posibles problemas de tesorería (morosidad, falta de liquidez). También preocupa el mantenimiento de la plantilla y en último término de preocupaciones, está la continuidad de la empresa. Es un escenario que dibuja un sector “resiliente y con capacidad de aguantar la crisis”, valora Juan Picos.

Al mantenerse la actividad de casi toda la cadena de la madera, aunque de una manera ralentizada, las peticiones de ayudas por cese de actividad fueron mínimas entre las empresas del sector. De hecho, un 46% de las empresas no recurrió a ningún tipo de ayuda, probablemente porque las convocatorias no se les adaptaban, según valora Picos, y entre las que pidieron ayudas, un 29% solicitaron préstamos ICO, otro 5% avales del IGAPE y sólo un 11% entró en ERTES.

A nivel de Galicia, en el ámbito de la industria forestal se solicitaron un total de 270 ERTES, que afectan a 5.200 trabajadores, de los que más de 3.100 corresponden a la industria de la madera, 1.400 a fábricas de muebles y algo más de 600 a trabajos de explotación forestal y silvicultura.

Oportunidades

Como conclusión, Picos subraya que el sector forestal es resiliente, proactivo y con futuro, un futuro que se enmarca en la era de la economía circular y de la bioeconomía que quiere promover la Comisión Europea durante la próxima década, con el ‘Green Deal’ (Pacto Verde) como elemento transversal de todas las políticas europeas. Se espera así que en los próximos años el sector forestal se convierta en el mejor aliado de las políticas que buscan la mitigación y la adaptación al cambio climático.

De cara a esa meta, tanto el director de la Axencia da Industria Forestal, Ignacio Lema, como el conselleiro de Economía, Francisco Conde, apuntan al compromiso de la Xunta en políticas que fomenten el consumo de madera en diversos sectores.

En el corto plazo -señaló el conselleiro-, también habrá que tener en cuenta las oportunidades derivadas de la necesidad de reorganización de locales comerciales y entornos laborales, un proceso en la que el sector gallego del ‘contract’, especializado en la atención a cadenas de negocios, puede tener un papel protagonista.

FUENTE: CAMPOGALEGO

Compartir esta entrada